Usina de Letras
                                                                         
Usina de Letras
225 usuários online

 

Autor Titulo Nos textos

 

Artigos ( 59120 )

Cartas ( 21236)

Contos (13110)

Cordel (10292)

Crônicas (22195)

Discursos (3164)

Ensaios - (9437)

Erótico (13481)

Frases (46507)

Humor (19274)

Infantil (4457)

Infanto Juvenil (3722)

Letras de Música (5478)

Peça de Teatro (1337)

Poesias (138224)

Redação (3054)

Roteiro de Filme ou Novela (1060)

Teses / Monologos (2427)

Textos Jurídicos (1945)

Textos Religiosos/Sermões (5522)

 

LEGENDAS
( * )- Texto com Registro de Direito Autoral )
( ! )- Texto com Comentários

 

Nossa Proposta
Nota Legal
Fale Conosco

 



Artigos-->Invitacción para mi funeral -- 29/07/2009 - 02:12 (Elias Torres) Siga o Autor Destaque este autor Destaque este Texto Envie Outros Textos
. INVITACIÓN PARA MI FUNERAL



Texto: Elias Torres (Brasil)

Traducción: Orlando Vannucci (Argentina)



Los invito a todos ustedes para mi funeral que será realizado cualquier día de este siglo. Cuando reciban la noticia de mi fallecimiento, no quiero que se espanten como si alguna cosa fuera de lo común o asustadora hubiese sucedido. Es necesario que entendamos que la muerte física es un hecho normal y que no podemos huir de ella. Ustedes no necesitan estar vestidos formalmente de negro en el velorio, ni usar anteojos oscuros, de lo contrario, la reunión fúnebre va a parecer un “montón” de escarabajos reunidos.



Desde siempre he encontrado ridículas esas cosas. Vayan como se les dé la gana y como se sientan mejor. Por favor, no gasten dinero en coronas de flores; ¡hay tanta gente pasando hambre! Donen el dinero para alguna institución de caridad, algún proyecto social o en alimentos para los pobres. Sepan que, al día siguiente, las flores van a perder su frescura y los insectos van a arruinarlas. Yo siempre he creído que ellas son lindas para adornar la vida y para darlas de regalo a un gran amor, no para colorear un ambiente fúnebre, o al difunto… esa es mi opinión, pero no soy contrario de quien haga uso de ellas para ese fin.



Yo no entiendo como el ser humano gasta un “montón” de dinero en un difunto, si cuando esa persona estaba viva, nadie se preocupó por hacerle una visita para poner los temas al día, no le hicieron una invitación para cenar, para ir a pescar… En fin, necesitamos invertir más en las personas vivas, honrándolas y llenándolas de regalos. Siempre observé que en los velorios, muchos parientes se encuentran, siendo que muchos de ellos, hace años que no se ven. Ciertamente, deberían hacer eso mientras se encuentran vivos. Es mucho más humano y saludable.



Por favor, no enciendan velas, si llegase a faltar la energía eléctrica, está bien, porque yo nunca soporté el olor de las velas encendidas. Ustedes podrán decir: “¿Por que pide eso si estará muerto y no siente el olor? Ya lo sé, pero es que debemos respetar a las personas alérgicas.



No canten esos himnos fúnebres... canten cánticos alegres, y si alguien les dice que es falta de respeto a mis familiares, no les presten atención, pues ellos ya están sabiendo el “porque” de eso… yo ya les comenté al respecto.



No pregunten las causas de mi muerte. ¡A no ser que sea un científico que está desarrollando alguna nueva droga para curarla!

Si fuese eso, está bien. En lugar de eso, pregunten en que estaba cimentada mi fé. Les puedo asegurar que recibirán óptimas respuestas y grandes enseñanzas de parte de mi familia.



Cuando estén haciendo grupitos, como sucede en todos los velorios, no digan que fui una buena persona, más sí que era adicto al bien y erré mucho más de lo que acerté. Dios si es bueno siempre, pero no prestamos atención en eso, ni lo decimos con fervor para que todos lo oigan, algunas personas se avergüenzan de eso. En mis aciertos, siempre busqué enaltecer la justicia social, mi familia y mis amigos…



Si quisiesen llorar, lloren, pero de nostalgias, nunca de tristeza, ya que no estaré yendo al infierno, si no que estaré gozando de la vida eterna, junto a nuestro Señor Jesucristo, el Autor de la Vida Eterna. No quiero que piensen que soy arrogante, porque mi Dios no aprueba eso. Es mi fé la que habla más fuerte en este instante, pues ella está fundida con hierro y cemento en el suelo rocoso y nadie la va a arrancar de allí.



Y alabo al Señor, pues no fui yo que lo acepté, si no que fue Él que me llamó para ser su hijo. Reconozco que en mi vida fui inteligente y humilde para convertirme al único que tiene poder de regalarme, al fin de esta carrera, con el premio de la vida eterna. Ténganme siempre como un amigo pecador y lleno de errores, que siempre reconocía los errores y pedía perdón. El lugar de los humildes e inteligente es en el Paraíso y el de los tontos, en el Infierno.



Por favor, no consuelen a mi familia diciendo que estoy en un bello lugar. ¿Cómo van a poder decir eso si nunca estuvieron allí? Y tampoco digan que estaré vigilando por ellos, porque eso sí que es una tremenda hipocresía. Podré estar si, durmiendo un sueño profundo a la espera de mi Señor hasta el día de la resurrección, o en plena conciencia, recordando todas las cosas de aquí, de la tierra… Si no tuviesen palabras sabias para decirles a mis familiares, denles um abrazo a cada uno de ellos que será mejor.



La muerte física de un cristiano no es su fin y si la salida del mundo de nuestro mayor enemigo, para ir a la morada de Dios, nuestro Padre y Amigo. Ustedes podrán apreciar que em mi velorio no va a existir ninguna desesperación ni gritería como sucede em muchos funerales. Eso solo sucede con personas que no tienen esperanza y creen que sus vidas se resumen solamente a este mundo.



Mi familia va a estar dolida, pues la separación de una persona querida no es fácil. Pero quien tiene esperanza en la obras de Dios, su actitud es silenciosa. En los velorios, muchos no muestran por fuera su desesperación por educación, pero por dentro, todos sus organos vitales entran en conflicto y necesita tapar sus ojos con anteojos oscuros. Yo puedo percibir que cuando fallece un artista, muchos se desesperan, como si sus vidas se resumiesen solamente a este mundo.



La duración de nuestra vida aquí en la tierra no es comparable con la vida que Jesús nos regalará y que es eterna. Somos estrangeros aqui. Todo esto es efímero. El ser humano que quiere tener una vida sin dolor, sin luto, sin lágrimas, con felicidad verdadera, tiene que buscarla en Dios mientras pueda encontrarla, y esto tiene que ser en vida, porque después de muerto es imposible.



Llevaremos con nosotros solamente nuestras obras y ellas también no nos salvarán. Leo a muchos poetas que hablan sobre la felicidad, pero la verdadera felicidad es la que iremos a saborear en el Paraíso. Mientras estemos por aquí, tenemos que contentarnos con las semillas; por eso, tenemos que preparar el terreno, arar, plantarla y regarla todos los días… El hombre busca la felicidad en todo lugar, sin saber que la semilla está dentro de sí mismo. El propio Satanás realiza obras liadísimas para seducir a las personas, pues, además de ser especialista en robar, matar y destruir, el es un óptimo seductor…



Para aquellos que tienen la misma fé que tengo yo, en Jesucristo, no necesita decir “adiós”, y sí “hasta luego”, pues brevemente estaremos gozando de las delicias de la vida eterna. El que no tenga a Dios, ese si puede decir “adiós”, pues nunca nos encontraremos nuevamente. Prefiero sufrir oyendo la verdad de la resurrección dicha por Jesús, que es verdadera, que alegrarme con las dudosas enseñanzas de los hombres. Cuando jesús estuvo entre nosotros nunca mintió. Mis amigos, en el momento del culto fúnebre oigan las palabras del ministro que estuviere hablando. Tal ves en ese día el ministro no esté con todos sus cabales, pero eso es normal debido a la emoción, pero creo que el Espíritu Santo hablará al corazón de todos los presentes. Y luego, no necesitan volver al cementerio para visitarme, porque yo ya no estaré allí. Debajo de la tierra habrá un montón de carne siendo consumido por los gusanos, pero mi alma estará siendo cuidada por Jesús.



Muchas gracias por la amistad, ¡que Dios los bendiga a todos!





Comentários

O que você achou deste texto?        Nome:     Mail:    

Comente: 
Renove sua assinatura para ver os contadores de acesso - Clique Aqui